Charla impartida por Yolanda Higueras, neuropsicóloga del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

(RECUERDA: esto son notas tomadas por mi, que no soy profesional sanitario. Ante cualquier duda consulta siempre con tu neurólogo)

 

¿QUE ES Y COMO FUNCIONA NUESTRA MEMORIA?

 

¿Que es la memoria? Conjunto de hechos o situaciones pasados que quedan en la mente y somos capaces de recordar

¿Que es recordar? Es volver a traer a la mente ese conjunto almacenado en nuestra memoria

¿Que recordamos? un contenido multisensorial de esas situaciones pasadas. Es decir, no solo almacenamos (y recordamos) una imagen visual, también tenemos recuerdos olfativos, auditivos …

¿Te fías de tu memoria? nuestra memoria tiene fallos, tenemos olvidos, falsos recuerdos … pero en general nuestra percepción de la fiabilidad de nuestra memoria es mucho peor que la realidad.

La memoria NO es un reflejo fiel de aquello que vivimos o aprendimos. Para recordar una cosa nuestra mente la “desmembra” en trozos y almacena cada uno de ellos en una parte diferente del cerebro. Los recuerdos visuales no se almacenan en el mismo sitio que los auditivos, u olfativos, o emocionales.

La memoria es un proceso constructivo y el hipocampo es el “albañil” que construye nuestras memorias, separando cada hecho en “ladrillos” que almacena en diferentes “estanterías”. Se decía que el hipocampo era donde se almacenaban los recuerdos, ahora se sabe que más bien es la parte del cerebro que dice donde se guardan los “ladrillos” y va a buscarlos cuando evocamos un recuerdo.

Gray739-emphasizing-hippocampus.png

¿Como realiza su tarea el hipocampo?

  • Almacena:
    • Una idea general
    • Los detalles del recuerdo
  • Mediante procesos de:
    • Repetición
    • Asociación
    • Visualización
  • Recupera:
    • Por familiaridad
    • Por detalles concretos

 

Aquí Yolanda nos hizo un pequeño test para explicar como funciona el hipocampo. Nos leyó una lista de palabras:

      ocular, óptica, miopía, oculista, lentillas, visión

a continuación nos leyó cuatro palabras y nos pidió que le dijéramos si estaban o no en la lista inicial:

      miopía, vista, lentillas, gafas

nos leyó una nueva lista de palabras:

      maullido, mascota, maullar, pulgas, rabo, veterinaria

y de nuevo nos pidió que le dijéramos si las siguientes palabras estaban en la lista:

     mascota, gato, rabo, animal

muchas de las personas presentes dudamos en las palabras que no estaban en la lista inicial, el motivo es que por asociación con la idea general de la lista inicial esas palabras “nuevas” nos resultan familiares.

 

¿Y  NUESTRO SISTEMA DE MEMORIA TIENE FALLOS?

Pues si. Nuestro sistema de memoria falla a veces y puede ser por omisión o por comisión:

Los fallos por omisión (no encontrar un recuerdo) pueden ser por:

  • Transitoriedad: la memoria, nuestros recuerdos son transitorios, no duran siempre si no los utilizamos, recordamos, de vez en cuando

IMG_20150701_175413

  • Distractibilidad, falta de atención, que hace que el recuerdo no se haya fijado en nuestra memoria
  • Bloqueo del hipocampo, que no sabe en un momento dado donde tiene que ir a buscar los recuerdos

 

Los fallos por comisión (falsos recuerdos) se deben a:

  • Atribución errónea: nuestro cerebro añade información que no existía, por asociación con la que si existía (en las listas de palabras del test, la palabra “gafas” no estaba en la lista inicial, pero algunas personas creían que si)
  • Sugestionabilidad: si nuestro cerebro se sugestiona añade información que no es real y se la cree realmente
  • Sesgo retrospectivo: nuestra propia personalidad “matiza” nuestros recuerdos; dos personas distintas tienen un recuerdo que puede ser muy diferente de la misma situación.
  • Persistencia: situaciones como el estrés postraumático u otras similares aunque menos graves pueden hacer que nuestros recuerdos se alejen de la realidad.

 

CONCLUSIONES:

La memoria no es exacta, es un proceso que se construye.

La mayoría de las veces acierta, pero otras puede fallar por omisión o comisión. Y esto es perfectamente normal en todas las personas, tengan o no EM, no es necesario “tener mal el cerebro”.

La memoria nos conecta con el pasado, nos mantiene en el presente y nos lanza al futuro.